sábado, 26 de mayo de 2018

LA SANACIÓN CUÁNTICA POR EL CUERPO SOLAR. GRAN INICIACIÓN SOLAR

sábado, 26 de mayo de 2018

SANACIÓN DE ENTRELAZAMIENTOCUÁNTICO E INICIACIÓN SOLAR.



Estas sanaciones que hago están dentro del marco de un Proceso Sagrado interior muy concreto, con sus sucesivas etapas o niveles de conciencia y que finalmente, lleva a la persona a su total liberación del sufrimiento del viejo paradigma.



 Cuando me preguntan en qué consisten estas sanaciones cuánticas, a mí me gusta explicarlo con este dibujo del círculo de raíces. El Proceso Sagrado que libera a una persona, iría desde las raíces desintegradas del exterior, hacia la integración de esas raíces progresivamente hacia  el punto central.


Este punto central representaría el Punto Cero. Así que la persona en su proceso hacia su interior, hacia su propio Ser perfecto, iría desde los bloqueos de las raíces externas, enredadas, lo enfermo, lo problemático de su vida…  hacia  su integración, cordura, sanación y centro de su Ser.


Por tanto en las sanaciones cuánticas se facilitan las frecuencias de las dimensiones superiores, que ayudan como una especie de “empujones”, de acelerones, en ese viaje hacia el Centro, hacia la sanción, hacia el Ser de la persona. Y si la persona está preparada, porque ha hecho un trabajo previo en su voluntad, abnegación por los demás y búsqueda de la Verdad, entonces es posible que reciba la gran Iniciación Solar. La que Jesús recibió en el Jordán, llamada: Bautismo.


Esta Iniciación Solar sólo es posible cuando la Kundalini asciende y sale por la coronilla. No hay otra manera de reconectarse con el Ser de uno, si no es por la coronación de la Kundalini. Son las Bodas Alquímicas de nuestra alma con nuestro Espíritu. Representadas por los dos triángulos equiláteros unidos en la Estrella de David. En estos momentos las 12 hebras del ADN quedan reconectadas. A partir de aquí la persona tendrá que ir activándolas progresivamente con su trabajo interior.

También esta Iniciación Solar, no sólo se da una vez en la vida, sino que es para todas las vidas pasadas, porque literalmente te saca de la Rueda del Karma.





 Con esta Iniciación Solar se forma el Merkabah o vehículo para moverse a través de las dimensiones. La persona irá, con su trabajo interior, ampliándolo y haciéndolo más complejo para acceder a dimensiones cada vez más profundas del Ser.


Esta Iniciación sólo la puede dar el Espíritu Santo a través de personas que hayan formado su propio Merkabah y por tanto tienen acceso a las frecuencias de otras dimensiones superiores.


Que serán más elevadas y profundas conforme el Merkabah de la persona esté más desarrollado, fruto de su intransferible trabajo interior, y de este modo las puede facilitar a otros.




En las sanaciones cuánticas, se producen la neutralización o equilibrado, de cualquier condición negativa que tengan los distintos cuerpos que conforman a la personas (físico, emocional, mental y astral), porque se facilita el Punto Cero de Conciencia Neutra, que permite que los problemas, bloqueos o enfermedades que tenga la persona se entrelacen con las partes liberadas y sanas de esa condición negativa, devolviendo el equilibrio en las condiciones densas que la estaban bloqueando
Y como he dicho antes, si la persona está preparada para ello, el Espíritu le otorgará esa iniciación.


En mi experiencia de 10 años realizando las sanaciones cuánticas, además, he podido comprobar cómo algunas personas que tuvieron su Experiencia Cumbre o Iniciación Solar y no la supieron identificar en su momento, porque no tenían conocimiento de este Sagrado Proceso y no lo supieron encuadrar en las etapas en las que se desarrollaba para llegar a la Resurrección total del sufrimiento, cuando recibieron  las frecuencias del Punto Cero durante la sanación, pudieron por fin, sentirse CONFIRMADOS, en su Experiencia Sagrada de años atrás.



Si tienes interés en recibir esta sanación cuántica del Campo Sagrado, o tienes la intención pura de recibir tu Iniciación Solar, enmarcada dentro del Sagrado Proceso que te libera del “viejo holograma”, no dudes en ponerte en contacto conmigo. 
Y si ya hace años que tuviste tu Experiencia Cumbre y, de alguna forma, necesitas sentir la CONFIRMACIÓN que te fue dada entonces, también puedes llamarme y sentir la serena experiencia de tu  renovación.  Te sentirás renacid@ y reconfortad@ y sabrás que todo lo que tuviste que atravesar en esta vida y en todas las vidas, desde que fuiste cread@, encajaba perfectamente en tu plan de regreso al HOGAR.



Puedes escribirme al correo: entrelazamientocuantico@yahoo.es
o llamarme al teléfono: 660303728


Mª Carmen Ortega

Puedes ver mis trabajos de YouTube en mi canal:


domingo, 20 de mayo de 2018

LA NUEVA ENERGÍA DE SANACIÓN CUÁNTICA


Este Campo sagrado Unificado tiene una sabiduría inimaginable para el ser humano y sabe hacia donde tiene que ir y lo que tiene que alinear en la persona.

El sanador es solamente un canal transmisor de las frecuencias que porta en su Merkabah o Campo energético, fruto de un trabajo personal que hace el sanador hacia su Conciencia Solar. Él no sabe exactamente cómo se manifestará la sanación en cada paciente, pero sabe que siempre... siempre, se efectúa la sanación de la manera perfecta que el Campo Sagrado considera. Así que él mismo se convierte en un testigo privilegiado de esta manifestación milagrosa.

La sanación se produce a diferentes niveles multidimensionales como el físico, el emotivo, el mental y el espiritual.
La experiencia con la sanación cuántica es personal y única. Las sanaciones pueden producirse al principio, a la mitad o al final de la sesión, eso lo determina la sabiduría del Campo Cuántico Sagrado. Otras sanaciones requieren más sesiones, que se desarrollarán a lo largo del tiempo. Siempre son "empujones" hacia dentro del Ser de esa persona que recibe la sanación.

La sanación puede producirse de cualquier forma. La mejor manera de recibirla es estar esperanzado y darle tiempo a actuar…
La sanación lo pone en contacto con un Molde Superior Perfecto y Original, bajo el cuál todo su patrón viejo es revisado y alineado con las frecuencias altas que se ponen en marcha durante la sanación.